Nueva dirección: http://pasalavida.org/

Archive for the ‘Meteorología’ Category

Gran Bretaña nevada

Posted by Jordi Guzman en 8 enero 2010


Impresionante fotografía realizada el 7 de enero por el instrumento Espectroradiómetro de imágenes de media resolución (MODIS) a bordo del satélite Terra de la NASA. En ella podemos apreciar que la totalidad de la isla esta cubierta por la nieve después del temporal que ha azotado Gran Bretaña en estos pasados días con temperaturas que han llegado a 18 grados bajo cero.

Gran Bretaña e Irlanda normalmente gozan de un tiempo mucho más benigno gracias a la Corriente del Golfo, pero este año parece que aún no ha vuelto de las vacaciones navideñas. Este invierno se puede utilizar adecuadamente el antiguo nombre de las Islas Británicas: Albión. Un nombre de procedencia celta que los romanos entendieron como albus (blanco) en referencia a los blancos acantilados de Dover, lo primero que se ve de la isla cuando se viaja por mar desde el continente. Foto: NASA Earth Observatory. Clic para ampliar.

About these ads

Posted in Astronomía, Ciencia, Climatología, Fotografía, Meteorología | 4 Comments »

Tormenta de arena en Sydney

Posted by Jordi Guzman en 23 septiembre 2009


Esta mañana – hora local- en Sydney, Australia,  se han levantado con una atmósfera saturada de polvo en suspensión a causa de una enorme tormenta de arena que abarca todo el este de Australia con 500 km de ancho y 1000 de largo. Bellas fotografías aunque estoy seguro que los habitantes de Sydney – y de media Australia – deben de tener bastantes problemas.

Si dentro de 1000 años, o más, logramos terraformar Marte estas imágenes podrían formar parte de un futuro reportaje fotográfico de una tormenta marciana. Clic para ampliar.

Foto: GREG WOOD/AFP/Getty Images

Foto: GREG WOOD/AFP/Getty Images

Foto: REUTERS/Tim Wimborne

Foto: REUTERS/Tim Wimborne

Foto: REUTERS/Tim Wimborne

Foto: REUTERS/Tim Wimborne

Foto: GREG WOOD/AFP/Getty Images

Foto: GREG WOOD/AFP/Getty Images

Foto: GREG WOOD/AFP/Getty Images

Foto: GREG WOOD/AFP/Getty Images

Foto: GREG WOOD/AFP/Getty Images

Foto: GREG WOOD/AFP/Getty Images

Foto: Cameron Spencer/Getty Images

Foto: Cameron Spencer/Getty Images

Foto: Matt Blyth/Getty Images

Foto: Matt Blyth/Getty Images

Vía The Big Picture

Posted in Ciencia, Ciudades, Fotografía, Meteorología | 5 Comments »

El cambio climatico y las variaciones en la criosfera

Posted by Jordi Guzman en 3 septiembre 2009


La criosfera es la porción de la superficie del planeta en donde el agua este en estado solido, incluyendo océanos, ríos, lagos, glaciares o capas de hielo estacionales. En este vídeo de gran calidad gráfica presentado por la NASA con datos de numerosos satélites podemos ver las fluctuaciones – y retrocesos – que sufre. Aconsejo verlo en HD.

Vía Universe Today

Posted in 3D, Animaciones, Ciencia, Climatología, Informática, Meteorología, Sondas, Tecnología | 3 Comments »

El tifón Jangmi

Posted by Jordi Guzman en 28 agosto 2009


El tifón Jangmi está considerado como el más potente de 2008 con unos vientos sostenidos de 260 km/h (en 10 minutos) y con picos de 325 km/h llegando a ganar la categoría 5. Se formó el 23 de septiembre y se disipó el 1 de octubre después de provocar enormes precipitaciones en Taiwan y numerosos daños provocados por el fuerte viento. La imagen la tomó la cámara espectrómetro en el espectro óptico e infrarrojo (MODIS) a bordo del satélite Aqua de la NASA el 27 de septiembre. Tan bello como peligroso, con el ojo de 50 km de diámetro perfectamente visible en su engañoso y tranquilo centro.

Una cosa que siempre me ha llamado la atención y que no puedo dejar de comentar es el asombroso parecido que tiene esta imagen con la que os mostré ayer de la Vía Láctea. ¿Como es posible que una masiva formación estelar de casi medio billón de estrellas y un tamaño que multiplica por billones – o más – el tamaño de este tifón sea de forma tan parecida? Lo encuentro asombroso. Foto: NASA Earth Observatory. Clic para ampliar.

jangmi_amo_2008271_lrg

Posted in Ciencia, Climatología, Espacio, Física, Fotografía, Meteorología | 12 Comments »

Nubes mastodónticas sobre Nueva York

Posted by Jordi Guzman en 16 julio 2009


Este pasado 26 de junio en Nueva York pareciera que el fin del mundo había llegado. Una formación de nubes mastodónticas (mammatocumulus) de un vivo color anaranjado convirtieron por unas horas a la ciudad en una especie de escenario de una película de ciencia ficción. Las imágenes las he encontrado en el blog Cloud Fanatic y su autor es Sam Cornwell, ninguna fotografía ha sido retocada. Clic para ampliar.

Nube mastodóntica

Nube mastodóntica1_

Nube mastodóntica_2

Nube mastodóntica_3

Nube mastodóntica_4

Posted in Ciencia, Ciudades, Curiosidades, Fotografía, Meteorología | 33 Comments »

Los huracanes del Caribe de 2008

Posted by Jordi Guzman en 30 junio 2009


En el siguiente vídeo realizado gracias a la conjunción de datos satelitales de la NASA junto con datos procedentes de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) podemos ver a siete de los más potentes huracanes desde Bertha a Ike, es decir, desde el 2 de junio hasta el 14 de septiembre en el sector del Caribe y el Golfo de México. En la página Hurricane Alley se pueden ver todos los huracanes de 2008 en diferentes resoluciones, algunos con muchos megas de tamaño – algunos gigas -.  La música empleada no es que me guste mucho pero es lo que hay.

Vía NASA Earth Observatory

Posted in Ciencia, Meteorología, Tecnología | Leave a Comment »

Anatomía de un Huracán

Posted by Jordi Guzman en 22 mayo 2009


Mediante la alteración de las condiciones físicas iniciales (la temperatura del aire o la humedad, por ejemplo) en el centro de la tempestad, o incluso en las zonas circundantes, creen algunos que podría debilitarse la fuerza de los huracanes o desviarlos hacia rutas menos peligrosas. Para lograrlo, se necesitan predicciones precisas y detalladas de la evolución de los huracanes. Esquematizamos aquí los mecanismos de generación de esas violentas tempestades.

Fig 1

Los huracanes empiezan a formarse cuando los océanos tropica­les liberan calor y vapor de agua que va a parar a la atmósfera; se generan grandes cantidades de aire cálido y húmedo sobre la su­perficie (7). El aire cálido asciende; el vapor de agua que contiene se condensa entonces, con la consiguiente formación de nubes y lluvia (2). Esta condensación desprende calor, con lo que el aire de las nubes tormentosas en desarrollo asciende todavía más (3).

Fig 2

La liberación de calor sobre los mares tropicales crea una zona de baja presión, en la superficie; hacia la misma converge aire adicional, cálido y húmedo, del perímetro exterior (4). Este continuo movimiento hacia el interior de la tor­menta en crecimiento impulsa enormes cantidades de calor, aire y agua hacia arriba (5). La corriente ascendente y la liberación de calor potencian la con­vergencia del aire circundante hacia el centro de la tempestad en crecimiento, que empieza a circular bajo la influencia de la rotación terrestre (6). El proceso continúa a buen ritmo: la tempestad se refuerza e intensifica.

Fig 3

A medida que la tempestad se intensifica, se forma una depresión central y en calma: el ojo (7). Está rodeado por un anillo de nubes y vientos muy fuertes, la pared del ojo (8). La tempestad se ha con­vertido en un huracán. Al mismo tiempo, el aire ascendente, ahora calentado y perdida buena parte de su humedad, no puede ascender más porque la estratosfera actúa encima del huracán como una tapa­dera. Parte de este aire seco cae dentro del ojo (9) y entre las bandas de nubes (10), mientras que el resto se aleja en espiral del centro de la tempestad y desciende (11). Mientras, las corrientes atmosféricas a gran escala cercanas van arrastrando el huracán en su trayectoria.

Artículo publicado en Investigación y Ciencia, colección Temas 55. Su autor es Ross N. Hoffman las ilustraciones son de David Fierstein.

Posted in Ciencia, Meteorología | Leave a Comment »

La tormenta del fin del mundo

Posted by Jordi Guzman en 27 abril 2009


Impresionante esta formación nubosa tomada por los fotógrafos británicos Bryan y Cherry Alexander en la bahía de Inglefield en el noroeste de Groenlandia. Las construcciones que se ven en una de las imágenes es el poblado Inuit de Qaanaaq. Clic para ampliar.

tormenta

tormenta_1

tormenta_2

Vía Mail Online

Posted in Fotografía, Meteorología, Naturaleza, Paisajes | 4 Comments »

Niebla sobre el Mar de Japón

Posted by Jordi Guzman en 13 abril 2009


Me encantan las imágenes tomadas desde el espacio, que le voy a hacer. Los que visitáis este blog con asiduidad sin duda os habréis dado cuenta de ello. Esta imagen no es que sea especialmente espectacular o dramática, es simplemente una enorme banda de niebla procedente de China, posiblemente provocada por la contaminación, de color gris traslucido, situada en el Mar de Japón. Los puntos rojos son fuegos provocados por agricultores de Corea del Norte y China. La imagen la tomó la cámara espectrómetro en el espectro óptico e infrarrojo (MODIS) a bordo del satélite Terra de la NASA. Foto: NASA Earth Observatory. Clic para ampliar.

echina_tmo_2009100_lrg

Posted in Ciencia, Espacio, Fotografía, Meteorología, Tecnología | 4 Comments »

1709: El año en que se congeló Europa

Posted by Jordi Guzman en 23 marzo 2009


Gente de toda Europa se despertó el 6 de enero de 1709 encontrándose que la temperatura se había desplomado. Una congelación de tres semanas fue seguida por una breve fusión – y entonces el mercurio bajó de nuevo para

Parte del lago congelado en Venecia. Cuadro de Gabriele Bella (1722-1799), Bella fue un discipulo de Canaletto.

Parte del lago congelado en Venecia. Cuadro de Gabriele Bella (1722-1799). Bella fue un discípulo de Canaletto.

mantenerse ahí. Desde Escandinavia en el norte a Italia en el sur, y desde Rusia en el este a la costa oeste de Francia, todo se convirtió en hielo. El mar de congeló. Lagos y ríos se helaron, y el suelo se congeló hasta una profundidad de un metro o más. El ganado murió de frío en sus establos, las crestas de los gallos se congelaron y cayeron, los árboles estallaron y los viajeros se helaban hasta la muerte en los caminos. Fue el invierno más frío en 500 años.

En Inglaterra se conoce al invierno de 1709 como la Gran Helada. En Francia entró en la leyenda como Le Grand Hiver, tres meses de frío letal que llevó a un año de hambruna y disturbios por la comida. En Escandinavia se congeló el Mar Báltico de tal forma que la gente podía andar sobre el hielo incluso en el mes de abril. En Suiza los lobos hambrientos entraron en los pueblos. Los venecianos se deslizaron sobre el lago helado, mientras que fuera de la costa oeste de Italia marineros a bordo de barcos de guerra ingleses morían por el frío. “Creo que la Helada fue mayor (si no también más universal) que ninguna otra en la Memoria del Hombre”, escribió William Derham, uno de los observadores meteorológicos más meticulosos de Inglaterra. Estaba en lo cierto. Trescientos años más tarde sigue ostentando el récord del invierno más frío de Europa durante el último medio milenio.

Derham era el Rector de Upminster, a poco camino al noreste de Londres. Había estado comprobando su termómetro y barómetro tres veces al día desde 1697. De forma similar, cuidadosos observadores de dispersos por toda Europa hicieron lo mismo y sus registros coinciden notablemente. En la noche del 5 de enero, la temperatura bajó drásticamente y se mantuvo en caída. El 10 de enero, Derham registró -12 °C, la temperatura más baja jamás medida. En Francia, la temperatura bajó aún más. En París llegó a -15 °C el 14 de enero y se mantuvo así durante 11 días. Tras una breve recuperación a finales de mes el frío retornó con furia y se mantuvo hasta mediados de marzo.

Más tarde durante ese año, Derham escribió un detallada crónica de la congelación y destrucción causada para las Transacciones de la Sociedad Real. Los peces se congelaron en los ríos, las piezas de caza cayeron en los campos y murieron, y los pequeños pájaros perecieron por millones. La pérdida de hierbas tiernas y árboles frutales exóticos no fue una sorpresa, pero incluso los duros robles y frenos nativos sucumbieron. La pérdida del cereal de trigo fue una “calamidad general”. Los problemas de Inglaterra fueron nimios, no obstante, en comparación con los que se sufría al otro lado del Canal de la Mancha.

En Francia, la helada se extendió por todo el país hasta el Mediterráneo. Incluso el rey y su corte en el suntuoso Palacio de Versalles sufrieron para mantenerse calientes. El Duque de Orleans escribió a su tía en Alemania: “Estoy sentado con un rugiente fuego, tengo una pantalla por delante de la puerta, la cual está cerrada, de forma que pueda sentarme aquí con una piel de marta alrededor de mi cuello y mis pies en una bolsa de piel de oso, y aún así estoy tan aterido de frío que apenas puedo sostener el lápiz. Nunca en mi vida había visto un invierno como este”.

En los hogares más humildes, la gente se iba a la cama y despertaba para encontrar sus gorros de dormir congelados en el cabecero de la cama. El pan se helada de tan forma que se necesitaba un hacha para cortarlo. De acuerdo con un canon de Beaune en Burgundy, “los viajeros murieron en el campo, el ganado en los establos, los animales salvajes en los bosques; casi todos los pájaros murieron, el vino se congeló en los barriles y se encendían fogatas públicas para calentar a los pobres”. De todo el país llegaban informes de gente que se congelaba hasta morir. Y con los caminos y ríos bloqueados por la nieve y el hielo, era imposible transportar comida a las ciudades. París esperó tres meses hasta que recibió suministros frescos.

Lo peor estaba por llegar. En todos sitios, los árboles frutales, castaños y olivos murieron. El cultivo de trigo del invierno fue destruido. Cuando por fin llegó la primavera, el frío fue reemplazado por la aún peor escasez de alimentos. En París, muchos sobrevivieron sólo gracias a las autoridades, que temiendo una revuelta, forzaron a los ricos a proporcionar comedores de beneficencia. Sin grano para hacer pan, alguna gente del país hizo “harina” moliendo helechos, añadiendo ortigas y cardos. Para el verano, hubo informes de gente hambrienta en los campos “comiendo hierba como las ovejas”. Antes de final de año había muerto más de un millón de personas de frío o hambre.

El hecho de que tanta gente dejara constancia del frío sugieren que el invierno de 1708/1709 fue inusualmente duro, pero ¿cómo de extraordinario era esto?

En 2004, Jürg Luterbacher, climatólogo de la Universidad de Berna en Suiza, realizó una reconstrucción mes a mes del clima de Europa desde 1500, usando una combinación de medidas directas, indicadores representativos de la temperatura tales como anillos de los árboles y núcleos de hielo, y datos recopilados en documentos históricos (Science, vol 303, p 1499). El invierno de 1708-1709 fue el más frío. En gran parte de Europa la temperatura fue mucho más de 7º C menor que la media para la Europa del siglo XX.

Por qué hizo tanto frío es difícil de explicar. La Pequeña Edad del Hielo estaba en su clímax y Europa experimentaba momento turbulentos: la década de 1690 vio una cadena de veranos fríos y cosechas fallidas, mientras que el verano de 1707 fue tan cálido que la gente moría de golpes de calor. Globalmente, el clima fue más frío, con la emisión del Sol en su punto mínimo en milenios. Hubo algunas espectaculares erupciones volcánicas en 1707 y 1708, incluyendo la del Monte Fuji en Japón y el Santorini y el Vesubio en Europa. Esto podría haber enviado polvo a gran altura en la atmósfera, formando un velo sobre Europa. Tal velo de polvo normalmente llevaba a veranos más fríos y a veces a inviernos más cálidos, pero los climatólogos creen que durante esta persistente fase fría, el polvo podría haber hecho caer las temperaturas tanto de invierno como de verano.

Ninguna de estas cosas, no obstante, da cuenta de la extremidad de este invierno concreto. “Parece haber sucedido algo inusual”, dice Dennis Wheeler, climatólogo de la Universidad de Sunderland en el Reino Unido. Como parte del Proyecto Millenium de la Unión Europea, que trata de reconstruir el clima de Europa de los últimos 1000 años, Wheeler está extrayendo datos de los libros de bitácora de la Armada Real, que proporcionan observaciones diarias del viento y el clima. “Con datos diarios se puede crear una media mensual muy fiable pero también puede verse lo que sucedió de un día al siguiente”, dice Wheeler. Él y sus colegas han compilado una base de datos de observaciones diarias que se extienden hasta 1685 del área del Canal de la Mancha. “Esta es una zona climática clave. El clima refleja una condiciones más amplias en todo el Atlántico, que es en circunstancias normales donde se origina en gran parte el clima europeo”.

La causa más inmediata para los inviernos fríos en Europa es normalmente un viento gélido de Siberia. “Lo que se esperaría que tuviese grandes rachas de viento del este con un anticiclón bien desarrollado sobre Escandinavia aspirando aire frío de Siberia”, dice Wheeler. En lugar de esto, sus datos muestran una predominancia de vientos del sur y el oeste – los cuales normalmente traen aire caliente a Europa. “Sólo hubo vientos del norte y el este ocasionalmente y nunca durante más de unos pocos días”, dice Wheeler. Otro extraño hallazgo es que enero fue inusualmente tormentoso. Las tormentas invernales tienden a traer un clima más templado, aunque inestable, a Europa. “Esta combinación de frío, tormentas y vientos del oeste sugieren que el responsable de tal invierno fue otro mecanismo”.

Puede que no haya una explicación simple para la Gran Helada de 1709, pero los patrones climáticos inesperados revelados por los datos de Wheeler subraya por qué las reconstrucciones climáticas son tan importantes. “Tenemos que explicar la variación natural del clima a lo largo de los siglos pasados de tal forma que podamos aislar los factores que contribuyen al cambio climático. Pero antes podemos hacer lo necesario para señalar esos cambios en detalle”, dice Wheeler. “El clima no se comporta de forma consistente y los periodos más cálidos y fríos, secos y húmedos no siempre pueden explicarse mediante los mismos mecanismos”. En las dos décadas tras ese terrible invierno, el clima se calentó muy rápidamente. “Alguna gente apunta a eso y dicen que el calentamiento actual no es nuevo. Pero no son comparables. Los factores que causaron el calentamiento de entonces eran bastante distintos de los que funcionan ahora”.

Artículo traducido y posteado en Ciencia Kanija, el original se publico en NewScientist y su autora es Stephanie Pain.

Posted in Ciencia, Climatología, Historia, Meteorología | 7 Comments »

Supercélula

Posted by Jordi Guzman en 23 marzo 2009


Las supecélulas o superceldas son enormes tormentas circulares de gran extensión, pueden generar tornados y provocar lluvia y granizo de gran tamaño. Más abajo os muestro unos ejemplos tomados de la página Extreme Instability. Clic para ampliar.

supercelula

supercelula_1

supercelula_2

supercelula_3

supercelula_4

supercelula_5

Posted in Ciencia, Física, Fotografía, Meteorología | 7 Comments »

Tormenta de arena en Riyadh

Posted by Jordi Guzman en 10 marzo 2009


Unos hombres caminan por entre una atmósfera saturada de polvo y arena este martes en Riyadh, Arabia Saudita. Foto: Agence France-Presse/Getty Images. Vía Photo Journal: Pictures of the Day. Clic para ampliar.

SAUDI-WEATHER-DUST

Posted in Fotografía, Meteorología | 4 Comments »

Nieve en la costa este de los EE.UU.

Posted by Jordi Guzman en 4 marzo 2009


De calentamiento global, haberlo, hailo. Pero la que ha caído en estos días en la costa este de los Estados Unidos, de Georgia a Maine (más de 1.000 km), con unas temperaturas muy bajas, viento y nevadas abundantes ha sido espectacular y problemático. En esta imagen a color real se puede apreciar claramente, ha sido realizada por el Espectroradiómetro de imagenes de resolución moderada (MODIS) a bordo del satélite Terra de la NASA el 3 de marzo. Foto: Earth Observatory. Clic para ampliar.

us_snow_tmo_2009062_lrg

Posted in Actualidad, Ciencia, Espacio, Fotografía, Meteorología | 2 Comments »

Formación de hielo marino al norte de Hokkaido, Japón

Posted by Jordi Guzman en 27 febrero 2009


El hielo marino a formado delicados remolinos de azul y blanco en el Mar de Ojotsk, en febrero de 2009. Esta imagen la ha tomado el Radiometro Avanzado de Emisión Térmica y Reflexión Espacial (ASTER) a bordo del satélite Terra de la NASA. Muestra la costa norte de la isla de Hokkaido del Japón el 11 de febrero de 2009. En esta imagen de color falso, el agua es azul oscuro, el mar de hielo y la nieve son de color azul claro o blanco, y la vegetación es de color rojo. Foto: NASA Earth Observatory. Clic para ampliar.
nhokkaido_ast_2009053_lrg

Posted in Ciencia, Climatología, Espacio, Fotografía, Meteorología, Tecnología | 2 Comments »

¿OVNIs o relámpagos a gran altura?

Posted by Jordi Guzman en 24 febrero 2009


Aproximadamente el 90% de los avistamientos OVNI pueden ser explicados con facilidad, y normalmente sin malinterpretaciones visuales de meteoros, globos climáticos, bandas de pájaros, dirigibles, o incluso la Luna. Aquí

Duendes (sprites) sobre tormentas eléctricas en Kansas el 10 de agosto de 2000, observados en la mesosfera, con una altitud de 50-90 kilómetros como respuesta a potentes descargas de rayos procedentes de tormentas troposféricas. Crédito: Walter Lyons, FMA Research, Fort Collins, Colorado

Duendes (sprites) sobre tormentas eléctricas en Kansas el 10 de agosto de 2000, observados en la mesosfera, con una altitud de 50-90 kilómetros como respuesta a potentes descargas de rayos procedentes de tormentas troposféricas. Crédito: Walter Lyons, FMA Research, Fort Collins, Colorado

tenemos una más para añadir a la lista de objetos erróneamente identificados como OVNIs: duendes. No, nos referimos a los duendes similares a elfos o trolls, sino a un fenómeno natural que tiene lugar durante las tormentas eléctricas. “Los duendes aparecen sobre la mayor parte de las tormentas eléctricas”, dijo Colin Price de la Universidad de Tel Aviv, “pero no los hemos visto hasta hace poco. Están a gran altura en el cielo y duran apenas una fracción de segundo”. Aunque existe un gran debate sobre la causa o función de estos misteriosos destellos en el cielo, Price dice que pueden explicar algunos extraños informes de avistamientos OVNI.

Los duendes se describen como destellos en la alta atmósfera, entre los 50 y 120 km sobre el suelo, mucho más alto que los 10 a 15 km donde tienen lugar los relámpagos normales.

“Los relámpagos procedentes de las tormentas eléctricas excitan el campo eléctrico por encima, produciendo un destello de luz conocido como duende”, explicó Price, jefe del Departamento de Geofísica y Ciencias Planetarias de la Universidad de Tel Aviv. “Ahora comprendemos que sólo un tipo específico de rayo es el que dispara el inicio de los duendes por encima”.

spritesAunque los duendes han existido durante millones de años, se observaron y documentaron por primera vez por accidente en 1989 cuando un investigador que estudiaba estrellas estaba calibrando una cámara apuntada hacia la atmósfera lejana donde tienen lugar los duendes.

“Los duendes, que sólo tienen lugar en conjunción con las tormentas eléctricas, nunca ocurren por sí mismos, y son primos de otros fenómenos naturales conocidos por los eléctricos atmosféricos como “elfos”, “goblins” y “trolls””, dijo Price. Estos destellos son conocidos así porque parecen “danzar” en el cielo, lo cual puede explicar algunos avistamientos OVNI.

Price ha liderado a estudiantes y otros investigadores en el estudio de los duendes desde hace años, y la Universidad de Tel Aviv ha sido uno de los líderes en la investigación del fenómeno. Ahora, Price y sus estudiantes se han unido a estudiantes de la Universidad Abierta y la Universidad Hebrea para tomar imágenes tridimensionales de duendes para lograr una mejor comprensión de su estructura. Usando cámaras montadas en el terreno controladas de forma remota, los investigadores son capaces de observar las tormentas eléctricas que producen los duendes cuando aún están en el Mar Mediterráneo.

Usar estas nuevas técnicas de cámara ha revelado las estructuras circulares de los duendes, que son muy parecidas a velas de cumpleaños. Usando triangulación, Price y su equipo también ha sido capaz de calcular las dimensiones de las características de los duendes. “Las velas de los duendes tienen una altura de 23 kilómetros, y el cúmulo de velas con un diámetro de 70 km – ¡realmente parece una enorme fiesta de cumpleaños!”

Debido a su altura, los duendes también pueden tener impacto sobre la química de la capa de ozono de la Tierra. “Debido a que son relativamente poco frecuentes, el impacto global es probablemente pequeño”, dijo Price. “Pero estamos investigando eso ahora”.

Articulo traducido y posteado en Ciencia Kanija, el original se publicó en Universe Today y su autora es Nancy Atkinson.

Posted in Ciencia, Física, Meteorología | Leave a Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 583 seguidores