Nueva dirección: http://pasalavida.org/

Archive for the ‘Curiosidades’ Category

Enciclopedia de la ignorancia

Posted by Jordi Guzman en 21 diciembre 2009


Me estoy acabando de leer el ameno y interesante libro Enciclopedia de la ignorancia escrito a cuatro manos (o a dos plumas) por Kathrin Passig (1970) colaboradora en diversas revistas alemanas y blogger, es redactora y programadora del weblog RiesenMaschine, y el astrónomo Aleks Scholz (1975), especializado en el estudio de la formación, el desarrollo y la estructura de las estrellas y los planetas.

En 42 cortos artículos (aunque en la portada hablan de 50) inscritos en casi 300 páginas nos presentan un muestrario de temas de muy variada condición – desde el ronroneo de los gatos, la hipótesis de Riemann, la materia oscura o los bostezos – cuya nexo de unión es la actual incapacidad o desconocimiento de sus causas, orígenes y características, evidentemente con diferentes grados de incertidumbre, cuestiones, en definitiva y como reza en la portada, para los que aún no hay una respuesta científica completa.

Un libro que se deja leer muy fácilmente a la vez que no escatima datos ni deja de profundizar en los temas, siempre con un toque de humor.

Enciclopedia de la ignorancia. Kathrin Passig y Aleks Scholz. Destino 2008.

Adjunto el capítulo dedicado a analizar los pormenores e incógnitas de algo tan usual y prosaico como es el olfato.

OLFATO

El proceso de oler consiste en que el movimiento del objeto oloroso se capta, se mide y, a través del cerebro, se lleva al alma, para que ésta pueda per­cibir y reconocer las características de dicho objeto.

Johann Heinrich Zedler, «Olfato»,

en Gran enciclopedia universal completa

de todas las ciencias y las artes, 1732-1754

Actualmente, para la mayoría de las personas, oler es sólo un hobby. En cualquier caso, rara vez es necesario para sobrevivir, porque preferimos confiar en nuestros ojos y, en me­nor medida, en nuestros oídos. Sin embargo, muchos ani­males se ríen de esa tendencia a usar la vista e insisten en reconocer su entorno con el viejo sentido del olfato, que les da muy buen resultado. Seguramente no es una mala idea, ya que a menudo no hay luz eléctrica en los lugares donde viven.

He aquí grosso modo cómo se desarrolla el proceso de oler: el «olor» se compone de moléculas de sustancias oloro­sas. Éstas llegan a la mucosa olfativa, situada en la parte su­perior de la nariz, y son registradas por lo receptores que allí se encuentran y que están especializados para cada molécula de olor primario. Al recibir la sustancia olorosa, los recepto­res emiten una señal eléctrica que es enviada al cerebro me­diante las fibras del nervio olfatorio. Y, como sucede con los demás órganos de los sentidos, es en el cerebro donde se produce el análisis minucioso de las informaciones olfativas. En un proceso complicado y que todavía no se comprende del todo, se deducirá, a partir de los datos recibidos, todo aque­llo que para los seres humanos es importante: por ejemplo, si es una flor o una mofeta lo que tienen delante de la nariz.

Es mucho lo que se ha aprendido en los últimos años so­bre los procesos que intervienen en el olfato. Se sabe que algunos mamíferos poseen alrededor de 1.000 receptores dife­rentes (en el caso de los seres humanos sólo hay unos 350), con los que pueden distinguir más o menos 10.000 varieda­des de olores. El modo en que se configuran los receptores olfatorios está registrado en unos 1.000 genes, que representan entre el uno y el cuatro por ciento de todo el genoma, dependiendo de la cantidad de genes que se atribuya en total al ser humano, lo cual es todavía objeto de discusión. En cualquier caso, está claro que el sentido del olfato es importante para el organismo. También lo es para el comité que otorga los premios Nobel, que en 2004 concedió el premio Nobel de medicina a Richard Axel y Linda B. Buck por las concienzudas investigaciones que realizaron durante más de una dé­cada en relación con el sistema olfativo, desde los receptores hasta el cerebro.

No está claro por ahora cuál es el mecanismo que actúa al iniciarse el proceso olfativo, es decir, la interacción entre las moléculas olorosas, que son las «portadoras» del olor, y los receptores. ¿Qué sucede realmente cuando una molécula tropieza con un receptor? ¿En qué nota el receptor que una determinada sustancia ha entrado en la nariz? (Responder que «en el olor» sería demasiado simple.) O también, considerándolo desde el otro lado: ¿Cuál es la característica de una sustancia que determina su olor? ¿Por qué algunas sustancias tienen un olor agradable y otras no?

Según la opinión de la mayoría de los expertos, los receptores y las sustancias olorosas funcionan siguiendo el princi­pio de la llave y la cerradura. Las moléculas del receptor constituyen la cerradura y poseen una forma determinada. Cuando llega al receptor una molécula que tiene justo la forma complementaria, es decir, que encaja como una llave en el receptor, la nariz se lleva una alegría y comunica el acontecimiento a los jefes, que están en el cerebro. Según este modelo «estereoquímico», propuesto inicialmente por el es­tadounidense John Amoore el año 1952, el olor de una sus­tancia viene dado por la forma y el tamaño de sus moléculas. Aunque el principio de la llave y la cerradura está amplia­mente aceptado como base del mecanismo del olfato, dicho principio presenta algunas dificultades: como ya se ha dicho, la nariz humana sólo dispone de unos 350 tipos distintos de receptores. Si lo que de verdad importa fuera sólo la forma, únicamente podríamos distinguir en sentido estricto 350 olo­res diferentes; sin embargo, está claro que distinguimos mu­chos más. Pues entonces, según dice, por ejemplo, Leslie B. Vosshall, profesora de la Universidad Rockefeller de Nueva York, quedan las llaves un poco flojas en la cerradura. Lo que suena en principio como una chapuza, resulta ser una inteligente jugada de ajedrez: en realidad, de esta manera hay más moléculas olorosas que encajan en el mismo receptor (un poco mal, pero encajan), y hay distintos receptores que sirven para la misma molécula. Combinando las informaciones de distintos receptores, el cerebro podría percibir miles de olores diferentes.

Sin embargo, hay un serio problema con respecto a la teo­ría estereoquímica, y es el que plantean las moléculas que tie­nen formas similares, pero producen olores totalmente dife­rentes, o, al revés, que tienen aspectos totalmente distintos, pero huelen de manera similar. Por ejemplo, las moléculas de decaborano, una sustancia que, entre otras aplicaciones, tiene la de servir como combustible para cohetes, tienen un aspecto muy parecido a las de canfano (la única diferencia es que los átomos de boro se sustituyen por átomos de carbono). Mien­tras el canfano huele a alcanfor, una sustancia que forma parte de numerosos cosméticos y medicamentos, el decaborano huele claramente a azufre (un elemento que, para colmo, ni si­quiera entra en su composición). Muchas sustancias huelen a almendras amargas, aunque estén compuestas de una manera totalmente distinta al benzaldehído, el compuesto principal del aceite de almendras amargas. A causa de estas discrepan­cias, los investigadores están buscando ampliaciones del mo­delo estereoquímico, o modelos alternativos.

Una de estas alternativas va unida al nombre Luca Turin desde 1996, aunque la idea básica tiene casi sesenta años más y se debe a G. Malcolm Dyson. Este investigador pronosticó que lo decisivo no sería la forma de la molécula, sino las vi­braciones que se produjeran en el interior de ella. Cuando se unen los átomos para formar una molécula, en ningún caso surge una estructura rígida e inmóvil. Hay que imaginarse los enlaces que hay dentro de la molécula más bien como plumas de las que penden unos pesos (los átomos) que vibran sin ce­sar de un lado para otro. No sólo vibran los átomos indivi­dualmente, sino que, si se trata de moléculas complicadas, lo hacen también grupos enteros de átomos. Las vibraciones se producen con unas frecuencias determinadas, que dependen, entre otras cosas, del peso de los átomos implicados y de lo fuerte que sea el enlace. Cada molécula muestra un espectro de vibraciones característico que se puede utilizar, por ejemplo, para analizar la estructura de las moléculas. Turin afirma que la nariz hace exactamente lo mismo: funciona como un espectros­copio e identifica las sustancias olorosas según la frecuencia de vibración de las moléculas contenidas en dichas sustancias. Esto es, desde luego, más complicado que lo de la llave y la ce­rradura, y quizá por eso suena improbable. Pero el principio básico, es decir, la percepción de las vibraciones no es algo que extrañe al cuerpo: también el ojo y el oído perciben frecuen­cias, ya sea en forma de ondas electromagnéticas o acústicas.

No obstante, en el caso de la nariz no está por ahora claro cómo pueden percibirse las vibraciones de las moléculas al nivel molecular. ¿Cómo «miden» los receptores el espectro de vibra­ción de las sustancias olorosas? Una posible respuesta a esta pregunta es la que publicaron en 2006 Jennifer C. Brookes y sus colegas en Londres. El mecanismo que propusieron ya había sido mencionado por Turin en 1996 y se parece al de una tar­jeta con banda magnética. Cuando una molécula con una fre­cuencia determinada entra en contacto con el receptor corres­pondiente, por decirlo de algún modo, se cierra un circuito: los electrones fluyen desde un donante a través de una molécula olorosa hasta el receptor, donde dejan la señal que será enviada al cerebro (es lo que dice la teoría). Futuros experimentos ten­drán que aclarar si este mecanismo funciona también en la prác­tica y si está realmente instalado en la nariz.

La teoría de las vibraciones encontró una acogida suma­mente escéptica entre los expertos, pero tuvo una marcha triunfal a través de los medios de comunicación. Turin escri­bió columnas sobre sus ideas olfativas para el Neue Zürcher Zeitung, la BBC hizo de él un retrato detallado, y el pe­riodista estadounidense especializado en temas científicos Chandler Burr escribió todo un libro sobre Turin y su teoría. En 2006 se publicó por fin un libro escrito por el propio Tu­rin, titulado The Secret of Scent. Sin embargo, la recién des­cubierta teoría no está en absoluto más libre de contradiccio­nes que el principio de la llave y el cerrojo. Un problema son los enantiómeros, es decir, las moléculas enantiomorfas, que sólo se distinguen entre sí porque sus estructuras aparecen en orden inverso, de tal modo que, si se colocan a ambos lados de un eje, se ven como en un espejo, algo así como la mano izquierda y la derecha. En esa simetría de espejo las frecuen­cias de vibración no cambian, por lo que las sustancias debe­rían oler igual. Sin embargo, no siempre sucede así: por ejem­plo, un enantiómero de la molécula de carvona huele a comino, y el otro a menta.

Una prueba importante para toda teoría del olor son los experimentos con isótopos: se investigan moléculas en las que uno o más átomos han sido reemplazados por isótopos (el mismo átomo, pero con un número distinto de neutrones en el núcleo). El átomo de hidrógeno, que es el más sencillo que existe, no posee más que un protón en el núcleo. Si se le aña­de un neutrón, el resultado se llama deuterio. No obstante, sigue tratándose de hidrógeno, porque el neutrón tiene poca in­fluencia en las propiedades químicas. Si en una gran molécula se cambian unos átomos de hidrógeno por otros de deuterio, apenas cambia la forma de la molécula, pero sí sus frecuen­cias de vibración, porque los átomos de deuterio son más pe­sados que los de hidrógeno normal. Si la forma fuera lo único que importa para el olor, esas moléculas «deuteradas» ten­drían que oler igual, pero, si lo importante fueran las vibracio­nes, su olor tendría que ser distinto. Por lo tanto, en teoría se puede utilizar esas moléculas deuteradas para distinguir entre ambos modelos.

Un par de cucarachas consideran un deber hacernos saber que su sentido del olfato funciona más bien según el modelo de las vibraciones: si se deuteran unas moléculas que en las cucarachas producen un efecto afrodisíaco, cambian las reac­ciones de estos animales según la posición de los neutrones adicionales, tal como afirmaron en 1996 los químicos Barry A. Havens y Clifton E. Meloan, de la Universidad de Kansas. Además hallaron una relación entre el comportamiento vi­bratorio de las moléculas afrodisíacas y la actividad de las cu­carachas, lo cual sería una alegría para Turin. Parece ser que también algunos peces pueden distinguir los isótopos por su olor, mientras que las moscas de la fruta hacen como si no su­pieran nada de neutrones. Pero ¿se puede confiar en estos bi­chos? Los experimentos con animales conllevan numerosas dificultades, en parte porque no se les puede preguntar deta­lles sobre el olor de las sustancias, como a uno le gustaría ha­cer. Hoy en día muchos creen que, en todo caso, para los se­res humanos las sustancias deuteradas y las que no lo están huelen igual. Así, unos experimentos que Vosshall y su colega Andreas Keller realizaron en 2004 dieron como resultado que las acetofenonas siempre huelen a almendras amargas (un olor frecuente en los laboratorios que experimentan con el ol­fato), con independencia del número de neutrones que posea el hidrógeno que contienen, tal como sería de esperar, si la forma de las moléculas determina el olor.

A fin de cuentas, la teoría vibracional de Turin sigue es­tando considerada hoy en día como una idea excéntrica. La mayoría de los especialistas piensa que la forma de las molé­culas es el origen de los olores, aunque se admite que posi­blemente podrían intervenir además otros factores. El propio Turin reconoció que su teoría era bastante «superficial». La cuestión decisiva para todos los modelos es en qué medida pueden predecirse los olores a partir de determinadas molé­culas, antes de que alguien acerque la nariz. Así pues, estaría bien organizar una competición olfativa en la que los repre­sentantes de las distintas tendencias predijeran los olores y al final se compararan sus predicciones con la realidad. Quien tenga más aciertos, gana.

Acerca de estos anuncios

Posted in Ciencia, Curiosidades, Libros | 7 Comments »

El ataque de un búho real

Posted by Jordi Guzman en 20 diciembre 2009


Estupenda – aunque algo corta – filmación de un aterrizaje-ataque de un búho real filmado a 1000fps con la nueva cámara Photron SA-2 filmado por SlowMo.

Vía Damn Cool Pics

Posted in Animales, Curiosidades, Vídeos | 3 Comments »

San Francisco alrededor 1905

Posted by Jordi Guzman en 25 noviembre 2009


Si hace unos días pudimos ver en color la capital británica en los años 20 del siglo XX y hace unos meses la Barcelona de 1906, esta vez le toca el turno a San Francisco en 1905 un año antes del terremoto que devastó la ciudad. La filmación, rodada desde un  tranvía, nos muestra un recorrido por Market Street en donde además de tránsito motorizado – y tranvías – hay un gran cantidad de transeúntes y carruajes. La música que suena es La femme D’argent del dúo francés Air.

Vía A Welsh View

Posted in Ciudades, Curiosidades, Historia, Vídeos | 2 Comments »

Está en chino

Posted by Jordi Guzman en 23 noviembre 2009


En España, y en los países hispanohablantes, cuando algo es de difícil comprensión decimos que “está en chino”. Pero, ¿como es el equivalente en otros países?  Hay para todos los gustos. A destacar la República Checa, Macedonia y Croacia que se refieren al español cuando no entienden nada, a Japón que parece que no tengan ese problema y a los chino que dicen: “está en escritura celestial”. La imagen la he sacado de un post, de hace unos meses, del blog Duopixel que a su vez lo encontró en Language Log.

Posted in Ciencia, Curiosidades, Infografía, Lingüística | 5 Comments »

Peces abisales

Posted by Jordi Guzman en 17 noviembre 2009


Este vídeo de más abajo nos muestra un grupo de peces abisales – no se nombra especie alguna – de un color rosado filmados en la Fosa de Kermadec, cerca de Nueva Zelanda,  a un profundidad de nada menos que 7560 metros. Es la primera vez que se filma en el hemisferio austral peces a esta profundidad. Hace un año el mismo equipo filmó en la Fosa del Japón otros peces – Pseudoliparis amblystomopsis –  a una profundidad de 7000 metros, otro récord. El vídeo ya tiene un año por lo que es posible que los récords se hayan batido de nuevo. Resulta asombroso que con la enorme presión que hay a esa profundidad puedan evolucionar tan tranquilamente como parece.

Vía A Welsh View

Posted in Ciencia, Curiosidades, Vídeos, Zoología | 4 Comments »

Vista desde lo más alto del Burj Dubai

Posted by Jordi Guzman en 16 noviembre 2009


La calidad del vídeo no es la mejor, el viento que sopla a 818 metros de altura también ayuda, pero como documento gráfico resulta estremecedor. Lo han filmado en la parte más alta del Burj Dubai en lo alto de la aguja; en algunos planos parece una vista desde un avión y no desde un edificio. Increíble.

Vía ArchDaily

Posted in Arquitectura, Curiosidades, Tecnología, Vídeos | 5 Comments »

Barbasegundo

Posted by Jordi Guzman en 9 noviembre 2009


El barbasegundo es una unidad de distancia inspirada por el año luz, pero usada para distancias extremadamente cortas como aquellas en física nuclear. El barbasegundo está definido como la longitud promedio que la barba de un físico crece en un segundo, o aproximadamente 5 nanómetros.

Un barbasegundo es igual a 50 Ångströms (10-10 m).

Visto en la Wikipedia.

 

Posted in Ciencia, Curiosidades, Humor | 3 Comments »

Peter Hinson – Brochure

Posted by Jordi Guzman en 7 noviembre 2009


Sorprendente lo que hace Jim Denevan con una azada,un autobús, un papelote dibujado y – supongo – cuerdas y algo con qué medir en este vídeo realizado por Peter Hinson. El resultado es impresionante. Más información en Vimeo.

Vía Cgunit

Posted in Arte, Curiosidades, Vídeos | 9 Comments »

Botando buques

Posted by Jordi Guzman en 5 noviembre 2009


Espectaculares imágenes de buques lanzados por un grada inclinada, algunos parece que tengan que volcar.

Vía haha.nu

Posted in Barcos, Cosas de la Vida, Curiosidades, Tecnología, Vídeos | 7 Comments »

Zimoun – Esculturas sonoras

Posted by Jordi Guzman en 3 noviembre 2009


En este vídeo se nos muestran varias instalaciones realizadas por el artista suizo Zimoun (Berna, 1977) denominadas genéricamente como Esculturas sonoras. Se podría polemizar si esto es o no arte pero de lo que no hay duda es de que son ingeniosas.

Posted in Arte, Curiosidades, Vídeos | 3 Comments »

Diagramas narrativos de películas

Posted by Jordi Guzman en 3 noviembre 2009


Muy interesantes estos diagramas en donde vemos las interacciones de los personajes de famosas películas como son la trilogía de El Señor de los Anillos, las tres primeras películas rodadas de Star Wars, Parque Jurásico, Doce hombres sin piedad y la enrevesada Primer. El eje horizontal representa el tiempo y las lineas a los personajes. Los diagramas los han hecho en XKCD. Clic para ampliar.

movie_narrative_charts_large

Vía /Film

Posted in Cine, Curiosidades, Diseño, Infografía | 3 Comments »

Dan Ng – Las planas calles de San Francisco

Posted by Jordi Guzman en 22 octubre 2009


Aunque también podría haber titulado el post como “Las inclinadas casas de San Francisco“. De todos es sabido que en la ciudad de San Francisco hay calles realmente empinadas las cuales hay aparecido en innumerables películas y series de televisión. El fotógrafo Dan Ng ha hecho esta interesante aproximación a esta inclinación igualándola al nivel de su trípode y cámara con estos interesantes resultados. Podéis ver la serie completa en PBase. Clic para ampliar.

Dan Ng

Dan Ng_1

Dan Ng_2

Dan Ng_3

Dan Ng_4

Dan Ng_5

Dan Ng_6

Dan Ng_7

Posted in Ciudades, Curiosidades, Fotografía | 8 Comments »

Bañándose con cocodrilos

Posted by Jordi Guzman en 20 octubre 2009


Si os gustan las emociones fuertes y viajáis a Australia, concretamente a Sydney, no dejéis de visitar un parque temático llamado Crocosaurus Cove en donde se puede sumergir de dos en dos durante 15 minutos dentro de una jaula de plástico transparente – y cerrada por arriba – en el interior de un  tanque en donde esta un enorme cocodrilo. La atracción tiene el inquietante nombre de “Jaula de la muerte“.

El día que las dos toneladas de empuje del cocodrilo rompa la doble cadena – que ojala no pase nunca – tendrán un gran problema. No entro en esa jaula, sin apoyo de bombonas de aire comprimido, ni por todo el oro del mundo. Clic para ampliar.

crocodile_cage_of_death_01

crocodile_cage_of_death_02

crocodile_cage_of_death_04

crocodile_cage_of_death_06

crocodile_cage_of_death_10

crocodile_cage_of_death_17

crocodile_cage_of_death_26

Vía Damn Cool Pics

Posted in Animales, Cosas de la Vida, Curiosidades, Fotografía | 5 Comments »

La huérfana

Posted by Jordi Guzman en 18 octubre 2009


poster-la-huerfana

El cartel de la película La Huérfana dirigida por Jaume Collet-Serra resulta a la vez inquietante y perturbador. Tal y como reza el mensaje en lo alto: “Algo extraño sucede con Esther”. Pero ¿qué es lo que produce esta sensación? El tratamiento de color y la iluminación de la joven actriz Isabelle Fuhrman ayudan a crear el ambiente extraño, pero no es lo más importante. Una pista de lo que sucede la encontramos en su peinado, si nos fijamos en las dos coletas veremos que son exactamente iguales, solo que invertidas, y ahí está el quid de la cuestión. La cara ha estado manipulada y lo que vemos solo es una mitad – no sabemos cual – doblada por su eje vertical. Eso es lo que nos produce esa extraña sensación.

La información que le proporciona los ojos a nuestro cerebro es analizada y medida de una forma mucho más precisa de lo que en principio podría parecernos. Estamos acostumbrados a percibir ciertas asimetrías cuando vemos un rostro: irregularidades oseas, marcas o pequeñas cicatrices, narices ligeramente torcidas o pecas. Y cuando eso no ocurre, cuando la cara posee una perfecta simetría, una silenciosa alarma se enciende avisándonos de que algo no funciona. Sin duda un acierto del director al escoger este tipo de imagen.

Posted in Carteles, Cine, Curiosidades | 8 Comments »

Balas a cámara ultra lenta

Posted by Jordi Guzman en 9 octubre 2009


Desde siempre me han fascinado este tipo de imágenes y con este vídeo os aseguro que he disfrutado como nunca. Se trata de nada menos que 10 minutos de filmaciones a cámara lenta con una cámara de alta velocidad- dicen que a 1 millón fps, pero hay varias velocidades – de diversas clases de proyectiles impactando en materiales de diferente dureza, grosor y tipo. También el ángulo de impacto se modifica.

El resultado es una fascinante clase practica de física de altas velocidades y de resistencia de materiales. La música que lo acompaña no me gusta para nada y por eso os he puesto la quinta de Mahler, solo tenéis que mutear el vídeo. Las filmaciones las ha realizado Werner Mehl para Kurzzeit.

Gustav MahlerSinfonía n.º 5 en do sostenido menor. Cuarto movimiento, Adagietto. (9:44)

Posted in Ciencia, Curiosidades, Física, Tecnología, Vídeos | 10 Comments »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 595 seguidores